Lecciones no aprendidas del siglo XXI: crisis = peligro + oportunidad


Con esta entrada doy comienzo a una serie de publicaciones que intentaré desarrollar a lo largo del tiempo. Se trata de una colección de reflexiones sobre la forma de enfrentarnos a diferentes problemas empleando algunas leyes o metodologías cuya utilización ha sido desaconsejada o calificada de inútil en el pasado pero que a pesar de ello, seguimos aplicando insistentemente en este siglo. Básicamente se trata de negar la validez del principio de universalidad, es decir, la aplicación en serie de soluciones a diferentes problemas como si del mismo se tratase, obviando los cambios en el tiempo, en las personas o en la escala del problema. En general, tratar de resolver problemas locales cuando de alguna forma se ve involucrado internet ignorando la escala de la web, es garantía de fracaso. Algunos de esos temas tienen que ver con las metodologías ágiles en el desarrollo de software y la importancia del manifiesto ágil, el manifiesto cluetrain como forma de entender los mercados, las organizaciones y la relación con las personas y por último, otras reflexiones sobre la educación y la forma de enfrentarnos al proceso de enseñanza-aprendizaje.

Estas “lecciones” surgen de una charla que me ofrecieron dar con motivo del Xº Aniversario de la Escuela Politécnica Superior que celebramos el pasado mes de octubre. Aprovechando ese acto intenté hacer balance positivo de esos diez intensos años sin dejar que la actual perspectiva económica, caracterizada por la crisis que arrastramos desde el 2008 marcase el día de celebración, preparé la charla en torno al título de la entrada: “Lecciones no aprendidas del siglo XXI: crisis = peligro + oportunidad”.

kanji de crisisSiempre me ha interesado la cultura asiática, en especial la japonesa, y mi experiencia profesional con la gestión documental me llevó a estudiar y disfrutar de formatos y codificaciones de caracteres. Cuando me encontré por casualidad un artículo que hablaba que en el kanji japonés crisis estaba compuesto de los ideogramas de peligro y oportunidad me pareció sumamente gratificante e inspirador, por lo que decidí darle una vuelta y continué con mi investigación. Lamentablemente, me encontré con otra entrada que explicaba que se trataba de un tremendo error y una confusión y que esa coincidencia era puramente casual. En pinyin han, el intento de occidentalización del chino tradicional, es decir, de forma simplista escribir chino con caracteres occidentales, la palabra crisis se escribe wei ji, mientras que para representar peligro se utilizan dos ideogramas que se escriben wei xian y para oportunidad serían ji huay. Evidentemente se trata de dos palabras diferentes, pero dado que crisis (wei ji) toma prestado la primera parte de cada palabra, es normal que se cometa ese error. Es decir, que crisis no es la suma de peligro y de oportunidad. Adiós a mi metáfora e inspiración para la charla😦.

búsqueda en Google de "crisis = peligro + oportunidad"Aún así, no me di por satisfecho e intenté buscar el alcance de la confusión. Una búsqueda rápida en Google me ofreció más de 7 300 000 entradas con el título “crisis = peligro + oportunidad” que incluyese menciones de las tres palabras. Muchas me parecen, pero aún así las di por buenas y me hizo reflexionar en otra idea: cómo internet nos puede ayudar o confundir y cómo los grandes números afectan a los porcentajes. Imaginemos que tan sólo el 0.1% de dichas entradas contienen el título que busco y que el resto es ruido y no se refieren a la idea inicial. Eso serían más de 7000 enlaces con esa idea equivocada. Y esto sólo en español, no quiero pensar en otros idiomas (x200). Así que decidí hablar de internet, de grandes números y de concepciones equivocadas🙂.

Recientemente he vuelto a las aulas para formarme, sobre todo intentando adquirir conocimientos en el ámbito de la Comunicación y el Marketing. En una de las asignaturas Ignacio Somalo, experto en marketing online y comunicación digital, nos presentaba algunas de las ideas que he mencionado anteriormente sobre la nueva economía del conocimiento y cómo internet ha revolucionado varios sectores de la industria de la comunicación o la forma de acercarnos a los consumidores.

The Long TailUna de las ideas que podríamos considerar lección no aprendida es la aplicación del Principio de Pareto en muchos ámbitos, no sólo en política o economía, sino  en el desarrollo de software, control de calidad, análisis del tráfico de red y muchos más, ignorando las reflexiones de Chris Anderson sobre lo que él llamó en el año 2004 la economía de la larga cola. Vilfredo Pareto a comienzos del siglo XX (1906) enunció su famoso principio o regla del 80-20: “Observó que la gente en su sociedad se dividía naturalmente entre los «pocos de mucho» y los «muchos de poco»; se establecían así dos grupos de proporciones 80-20 tales que el grupo minoritario, formado por un 20% de población, ostentaba el 80% de algo y el grupo mayoritario, formado por un 80% de población, el 20% de ese mismo algo.”. Así, según la teoría de Chris Anderson en la curva de distribuciones de Pareto existen dos mercados. El mercado de masas que está basado en las ventas del 20% de los productos que generarán el 80% de las ventas según el principio de Pareto y que se corresponde con la cabeza de la distribución, y el nicho de mercados también denominado larga cola, basado en la acumulación de pequeñas ventas de muchos productos, que se corresponde con la parte baja de la distribución. Chis Anderson lo describe en un libro como “selling less of more” y se justifica en un entorno como internet en el que los costes de distribución de contenidos digitales se reducen drásticamente, la reducción de intermediarios es evidente y la escala de internet es suficientemente grande como para rentabilizar esas pequeñas ventas.

Para reforzar su teoría, Anderson describe las tres fuerzas de la teoría de la larga cola, que tienen que ver con la democratización de la producción, de la distribución (agregadores, comparadores), y la opinión del consumidor para conectar oferta con demanda. El acceso a la tecnología desde el hogar hace que surja un nuevo elemento no contemplado en las estáticas leyes del mundo económico no virtual y que eran inimaginables para Pareto hace 100 años, aparece la figura del prosumidor: personas que viven conectadas, que consumen y producen contenidos simultáneamente, que recomiendan convirtiéndose en líderes de opinión, que se agrupan, que establecen comunidades, y mucho más. Anderson estudia el mercado del ocio y su transformación hacia contenidos virtuales disponibles online. Habla de portales y tiendas de música como Raphsody o iTunes y de cómo  internet tiene un efecto de desintermediación y pone en contacto directo a productores y consumidores. Además, realiza la comparación de una tienda física como Walmart y otras online, aportando cifras y datos de tres sectores diferentes: música, películas, libros. En esa economía de la larga cola, pequeñas ventas acumuladas justifican disponer de catálogos con un elevado número de referencias, nada comparable a las existentes en una tienda física. Los datos de ventas podemos encontrarlos en Raphsody en su artículo aunque existen otros similares más recientes sobre iTunes, donde el 24% de las referencias sólo vendió 1 copia y el  91% menos de 100…

temas de estudio conjunto por las web sciencesContinuaba mi charla hablando de cómo los estudios de la web no deben hacerse por tanto desde una perspectiva técnica exclusivamente y que una mirada más amplia, podría hacernos ver las relaciones con otros sectores y cómo todos ellos se ven influenciados positivamente. Muchas observaciones locales en unos sectores pueden desembocar en progreso para otros si se estudian de forma conjunta. El estudio de las web sciences como define y avanza el propio Tim Berners-Lee resulta innovador al incluir el estudio de ciencias más sociales formalmente junto a disciplinas más técnicas. Esto es interesante además desde el punto de vista de la inclusión de nuevos grados o titulaciones para formar a los profesionales del futuro absolutamente inmersos en internet en su día a día.

temas de estudio de computer science vs web scinceEn este marco de las web sciences, las métricas, el foco o los temas de estudio son muy diferentes a los de los estudios tradicionales de ciencias de la computación. El foco está en las personas y su forma de relacionarse, lo que resta validez a principios como el de Pareto y se refuerza ante ideas como las que propone el manifiesto ágil o el manifiesto cluetrain al alinearse en torno a esta nueva ciencia. Nuevas tendencias como la computación en la nube no son más que producto de la evolución natural de la web e internet si se analizan desde el prisma social de esta nueva ciencia. La generación y consumo de contenidos y servicios  evoluciona hacia la cooperación o el desarrollo de aplicaciones como agregación de servicios en red.

Acerca de Juan Ignacio Sanz Fuentes
Learning every day!!! Padre, profesor, estudiante, consultor, ávido lector, curioso y principiante en esto de escribir sobre la red y social media...

6 Responses to Lecciones no aprendidas del siglo XXI: crisis = peligro + oportunidad

  1. Josep Vallès dice:

    Hola Juan Ignacio, muy buen artículo y que da pie para seguir reflexionando sobre el tema.
    A mi modo de ver, la Ley de Pareto sigue siendo válido, tal como apuntas, en multitud de ámbitos inmiscuyéndose incluso en las nuevas teorías y líneas de reflexión como el Manifesto Cluetrain y el Long Tail.
    Permíteme mencionar La Ley de Parkinson: “el trabajo se expande hasta llenar el tiempo disponible para que se termine”. Otra lección no aprendida.

    Sin duda, conociendo estas leyes, reflexionando sobre sus conceptos y teniéndolas presentes en muchísimas acciones y proyectos…se hace necesario tomar medidas gestoras (gestión del tiempo, marcar prioridades, enfocar objetivos y alcance de metas en plazos determinados, preveer resultados,…), es decir, aprenderlas e intentar actuar en consecuencia.

    Sería bueno aprenderlas desde un punto de vista de crecimiento personal y productividad individual pero se hace totalmente imprescindible si tenemos presente el momento actual y que mencionas en el título del artículo.

    Un cordial saludo,

    Josep Vallès

    • Fantástica reflexión Josep, me apunto la ley de Parkinson para la siguiente!
      Es cierto que en realidad las lecciones no aprendidas dependen de dos factores, el conocimiento y la reflexión acerca de su idoneidad o no de aplicación. En general, la aplicación inconsciente de dichas leyes atribuyendo el principio de universalidad es el error. Estamos viviendo una época de muchas incertidumbres y no podemos ignorar esas medidas que mencionas. Muchas gracias por tu reflexión de nuevo!.

  2. Pingback: No se encontró la página « blogeveryweek

  3. Pingback: Ken Follet Programming… revisited! « blogeveryweek

  4. Pingback: Lecciones no aprendidas del siglo XXI: Keep it simple, Stupid! (KISS) « blogeveryweek

  5. Pingback: La web está muerta, llega la era de las internet-apps « Blog Every Week (#blogeveryweek)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: