Mide tu influencia online y dime de qué pasta estás hecho


everyone has kloutEsta es la primera entrada del año o la última del anterior, según se mire, porque llevo bastante tiempo intentando publicarla, lo que en cualquier caso conlleva una gran responsabilidad. Hablar de influencia online, reputación y popularidad son cosas muy diferentes. Lo que es absolutamente cierto es que éste va a ser el año donde las redes sociales van a ser realmente sociales y de ahí la importancia de medir correctamente esos valores. Las redes sociales como las conocemos y utilizamos ahora son una mezcla de amigos, extraños, organizaciones, marcas y anotaciones bastante confusa. En su lugar van a ir apareciendo cambios para reflejar online la naturaleza de las relaciones humanas: confianza mutua, identidades conocidas y privacidad e intimidad a la hora de compartir información o contenido. Estas relaciones son interesantes en el mundo de los negocios, ya que el cliente como lo conocemos ha cambiado. Y con ese cambio, el concepto de fidelidad ha cambiado por completo. Las redes sociales, los medios digitales, las métricas y la globalización han revolucionado la forma en que las marcas tratan a los clientes fieles. Y es que el CRM ya no importa, la fidelización sí. Casi todos los artículos sobre este tema hablan de reconocer automáticamente al cliente, de detectar su perfil y de adaptar el diálogo, proposiciones y productos relacionados, así como sus preferencias.

fuentes de influenciaEl nuevo marketing está basado en lo que se denomina social proof, es decir, la influencia positiva creada cuando una persona averigua lo que busca porque otros realicen alguna acción. Esta influencia está motivada por la presunción de que la gente que nos rodea posee más información que nosotros sobre un tema concreto. Desde un punto de vista simplista, aprendemos de las acciones de los demás y éste es un elemento a considerar para estudiar y reforzar el comportamiento de los consumidores. Existen diferentes tipos de influencia y no siempre tienen éxito para todos los objetivos planteados, pero merecen especial atención. Así, podemos hablar de cinco tipos de influencia: la de un experto, la de un famoso, la de un usuario, la que procede de la sabiduría de la multitud y la de tu círculo de amigos. Algunos ejemplos y resultados sobre cada uno de esos tipos de influencia podemos encontrarlos en un artículo publicado recientemente en Techcrunch. La influencia de un experto a través de un blog o revista puede tener un gran valor online para aumentar visitas a websites o propagar anuncios de nuevos modelos y productos. En otros casos, la aparición de un famoso asociado a la marca puede resultar más convincente para los consumidores y si surge de forma espontánea a través de medios online como Twitter o blogs su valor puede ser incalculable. La opinión de usuarios es conocida tanto en el marketing offline como online y condiciona en gran medida la compra de productos o servicios. A veces, el mensaje que alude a una multitud es suficiente para atraer nuestra atención, esa coletilla que hemos oído en más de una ocasión “millones de personas no puede estar equivocadas”, o aquel “elegido por millones de usuarios”, realmente pueden suponer una diferencia a la hora de adquirir un producto. La sabiduría del círculo de amigos es sin duda la aplicación más determinante tanto en términos de efectividad como de alcance por la viralidad con la que puede propagarse por la red. Amigos recomendados por amigos se convierten en los mejores clientes. Consumen el doble, han posibilitado el crecimiento de plataformas de juegos en redes sociales, el lanzamiento rápido de productos, además de realizar contribuciones a blogs y redes específicas donde sus amigos han participado.

Y aquí empiezan los problemas: ¿cómo medir la influencia online? En realidad se trata de la evolución de la monitorización de las conversaciones. Medir el sentimiento es complicado por el contexto demográfico de los implicados. Por un lado es difícil cuantificar en qué medida una acción como hacer un like en Facebook o un retweet en Twitter han motivado o no una decisión final. Por otro lado comparar entre sí los efectos en la influencia online de un like, un retweet, escribir un comentario en un blog o mencionar en una entrada de blog puede resultar una tarea inabordable. Además, hablar sobre un tema no implica una venta necesariamente, aunque sí es cuantificable. Como podemos encontrar en varias referencias, la influencia es contextual y no tiene que ver con los seguidores, hay que examinar la micro escala y dejar de lado la macro escala, el alcance o la amplificación ya que no hay herramientas que verdaderamente midan eso. En general, hay que distinguir influencia y audiencia. Los famosos tienen una gran audiencia pero poco poder para afectar a la toma de decisiones. Por otro lado hay verdaderos expertos en un tema que no cuentan con una gran audiencia pero sí gran influencia. Como lo describió Seth Godin: Small is the New Big. Cuando trabajamos con medios convencionales la practica común es asociar audiencia a influencia ya que no existen muchas herramientas para comprender los fundamentos de la toma de decisiones. Extrapolar esta igualdad a los medios sociales es un error gravísimo ya que las conversaciones online están basadas en la calidad más que en la cantidad.

klout badgesUno de los mayores expertos en reputación online, Oscar del Santo, escribía recientemente una entrada en su blog sobre el auge de los medidores de influencia. En dicha entrada destaca que al contrario de lo que sucede en las campañas de marketing tradicional, los resultados al utilizar medios sociales son acumulativos, por lo que la reputación online y el personal branding son nuevos caminos a tomar sin posibilidad de marcha atrás. Un aspecto no entendido y que es causa común de insatisfacción es que es necesario distinguir influencia offline y online. Al medir la influencia online se trata de medir cómo se dispersa el contenido por las distintas redes sociales, más allá de cuantificar retweets, menciones, +1 o likes. Hay varias alternativas para medir la influencia, según se contemplen métricas mas o menos cercanas al mundo convencional. Peerindex es quizás el más cercano a la realidad y muestra una calificación obtenida a través de métricas como autoridad, resonancia, audiencia o actividad en distintos temas de interés, aunque no utiliza demasiadas redes para recuperar las interacciones. Por otro lado, Kred se basa en la transparencia, ya que además de una fórmula pública para calcular la calificación final en base a la influencia y alcance de un usuario en Twitter (por el momento), es posible consultar todas las operaciones que han dado puntos y permite incluir pruebas de la influencia en el mundo offline enviadas a través de correo electrónico a los desarrolladores de la aplicación. Pero sin duda el que resulta más atractivo y más criticado a la vez es Klout (en inglés informal significa poder o influencia y fonéticamente se escribe klout). Se trata de una herramienta que permite calcular de forma unificada una puntuación sobre la influencia online a través de la actividad de un usuario en varias redes sociales, que incluyen a generalistas como Facebook y Google+, a otras más específicas como LinkedIn, blogging o microblogging como Blogger, WordPress, Tumblr y Twitter, de fotografía como Flicker, Instagram, música y vídeos como last.fm o YouTube y de geolocalización como Foursquare, de la que ya hemos hablado en más de una ocasión. Precisamente de esta red toma algunas de las ideas que lo hacen especialmente atractivo y a la vez criticado: es posible conseguir condecoraciones por determinadas acciones realizadas en Klout, como entrar frecuentemente, conceder crédito (+K) a personas de influencia o crear listas de temas y personas influyentes. Como dice Oscar del Santo estamos empezando a medir influencia y reputación online y es la tendencia a pesar de no ser fiables.

score de KloutPersonalmente Klout me parece una apuesta interesante diferente al resto de indicadores y herramientas. El hecho de que funcione en parte como un juego y lo haga competitivo resulta fundamental para la gente que está empezando o que quiere evaluar si una estrategia online de acercamiento a una comunidad está funcionado o no. Otro de los elementos que lo hacen sumamente atractivo es que proporciona una API para desarrollar extensiones o aplicaciones propias, lo que ha permitido incorporarlo de forma estándar a herramientas como Hootsuite o como plugin en Twitter. Agrupar en un único número la actividad en varias redes sociales es muy atractivo, más si tenemos en cuenta los planes de expansión a otras redes y las que actualmente contempla. Como se ha recalcado en diferentes medios, se trata de una herramienta para buscar influencia online, actividad en la red, es decir, cómo el contenido se dispersa y quién lo hace realmente bien sobre un tema concreto, por lo que independientemente de si lo que mide realmente es la influencia o no, aporta valor. Una de las posibilidades inmediatas que ofrece es la posibilidad de acceder a determinados premios a modo de incentivos, cerrados a un conjunto de usuarios influyentes en un tema concreto y cuya calificación otorgada sea superior a una cantidad. Esto permite dirigir campañas de marketing a un grupo de personas influyentes en el mundo online muy segmentado lo que hace de Klout una utilidad muy atractiva por encima de otras críticas. La mayor parte de dichas criticas se refieren a la falta de transparencia en el cálculo de la calificación final otorgada, la limitación en cuanto al número las redes sociales monitorizadas y fundamentalmente en cuanto a falta de privacidad al aparecer actividad en redes supuestamente configuradas con nivel de privacidad alto y dificultades en darse de baja del programa. Además, Klout realiza recomendaciones para mejorar la puntuación, informando de la actividad y resultados obtenidos por otros usuarios, lo que parecía una invitación a alejarse de usuarios con Klout bajo.

Megan Berry en SXSW presentando Klout al estilo de TexasOtro de los elementos diferenciadores de Klout es cómo se han hecho hueco para ser considerados como ellos mismos dicen “el estándar de influencia”. En la foto de la derecha podemos ver a Megan Berry, Marketing manager de Klout en una fiesta celebrada en Texas como evento de presentación de la herramienta. No es la única ya que como podemos ver en la retrospectiva de su web, durante este año no sólo han desarrollado la herramienta sino toda una cultura/comunidad a su alrededor. En una entrevista realizada a Megan Berry, explicaba qué es influencia para Klout y cómo se medía. De esa entrevista se deduce que si bien no queda claro qué mide realmente, puede utilizarse para comprender como se propaga un mensaje. Klout define influencia como la capacidad de motivar una acción en medios sociales. Esa influencia se compone de tres métricas principales, el alcance real, la amplificación y la red, cuyos valores se miden diariamente en función del número de gente que se influye, cuánto se influye y la influencia de aquellos involucrados por mi acción. A pesar de aportar casos de estudio de marcas que usan Klout e indicar qué significa influencia y cómo está calculada la puntuación final, Klout sigue teniendo sus detractores que argumentan la falta de transparencia en la puntuación, las bajas puntuaciones obtenidas por gente influyente en el mundo real cuya actividad online es nula y la reducción a un número de la influencia, etiquetando a las personas por un número. La crítica más constructiva realizada a Klout es que toma como medida de la influencia la actividad en la red, con independencia de la calidad de dicha actividad. La influencia depende de cuánto converses no de cuanto hables, aunque en Klout eso no se tiene en cuenta de forma directa. En boca de su CEO, Joe Fernández, todo el mundo es experto en algún tema y Klout permite medir esa influencia online. La media es una puntuación de 20, 30 es considerado influyente y a partir de 50 se considera élite en ese tema. Tener una puntuación alta es atractivo por muchos motivos, pero como dice su CEO de forma inmediata para tener acceso a los incentivos (perks). A pesar de que reducir la influencia a un número es peligroso y complicado, esta puntuación es pública y empieza a formar parte de los currículum vitae que se manejan en el entorno online.

matriz de influencia de KloutSin duda las mejores aportaciones que realiza Klout al mundo de la influencia online es que además de agrupar la actividad en distintas redes sociales en un número, nos asigna temas en los que somos influyentes y que podemos modificar y que nos permite crear nuestra propia lista de personas, a modo de círculo de influencia, que pueden recibir u otorgar crédito (+K) sobre los temas elegidos. De esa actividad, además de la puntuación final, se nos situará sobre una matriz de influencia reconociendo así nuestra labor de socialización. Como dice Mark W. Schaefer, autor del libro próximamente a la venta “Return On Influence: The Revolutionary Power of Klout, Social Scoring, and Influence Marketing” tal vez Klout no sea el estándar de la influencia, pero sí hay una cosa que hace bien: medir cómo se mueve el contenido por la red y cómo reacciona la gente ante él. Por tanto, no sólo estamos etiquetados por un número sino por un estilo en nuestra forma de interactuar con los medios online, el cual podemos ver cómo evoluciona de acuerdo a nuestros intereses desde mero observador hacia explorador o aficionado y de estos a especialista o investigador en sus perfiles más extremos. Schaufer indica cómo podemos incrementar nuestra puntuación con siete sencillos pasos: construir una comunidad comprometida con nuestro mensaje, crear contenido interesante para ser compartido, comprometer a la audiencia con el diálogo, ser consistente y no buscar atajos, interactuar con toda la comunidad independientemente de su puntuación, publicar en diferentes redes y por último no darse por vencido si las puntuaciones no son las esperadas. No olvidemos que la monitorización es continua por lo que disponemos de todos los elementos a nuestro alcance para probar distintas estrategias, temas, contenidos y redes para producir el resultado esperado.

El personal branding como ha sido descrito por Dan Schawbel en su libro “Me 2.0: 4 Steps to Building Your Future“, se ha convertido en un elemento imprescindible para fijar la estrategia online y offline de cada uno de nosotros. Como comentaba hace tiempo en una entrada del blog sobre social media aplicado al empleo los departamentos de RRHH consultan en redes sociales profesionales o generalistas buscando información sobre nuestra actividad en la red. No se trata de descartar condidatos sino de incorporar el talento a sus centros de trabajo, por lo que construir una puntuación alta en Klout puede servir para llamar la atención sobre nuestros perfiles a muchas empresas. El acceso a un puesto de trabajo es cada vez es más complicado y las empresas necesitan información de la idoneidad de una persona a una posición que con toda probabilidad será cercana al mundo online. La monitorizacion de candidatos es una práctica cada vez más extendida y los resultados de dicha monitorización según muestra el informe son muy interesantes.

La puntuación de Klout o el estilo de interacción según la matriz de influencia no sólo es interesante para buscar trabajo o seleccionar candidatos, también lo es para acercarnos a los clientes de nuestro producto o servicio. La abundancia de canales hace que sea complicado que nuestro mensaje llegue adecuadamente a los clientes. No basta con estar en las redes sociales, debemos comunicar eficazmente. Necesitamos conocer el producto y las personas a las que dirigimos el mensaje, de esa forma conseguiremos emocionar e influir al cliente. Sólo a través de estos dos objetivos es como entregamos a nuestros consumidores la verdadera personalidad de nuestra marca y los valores que la definen. De nuevo Klout puede ser de utilidad no tanto por la puntuación sino por el estilo de interacción online asignado. Ese estilo nos define en nuestra forma de participar en las redes y puede servir para enfocar el mensaje en la forma que sepamos que más influye a cada uno.

Acerca de Juan Ignacio Sanz Fuentes
Learning every day!!! Padre, profesor, estudiante, consultor, ávido lector, curioso y principiante en esto de escribir sobre la red y social media...

16 Responses to Mide tu influencia online y dime de qué pasta estás hecho

  1. Enhorabuena por este mega-post y muchas gracias por citarme.

    • Gracias a ti por compartir tus fantásticas entradas y el ebook de tu web! La verdad es que si que me ha quedado un poco largo🙂. Me encanta las posibilidades que ofrece Klout y su matriz de influencia. Ya veremos a lo largo de este año lo que da de si este tema y esta plataforma en concreto.

  2. Juan dice:

    Hola Juan Ignacio:

    En primer lugar desearte un buen comienzo de año.

    Has empezado el año como bien me comentaste hablando sobre las redes sociales y sobre la reputación online🙂

    Muy buen artículo, interesantes las reflexiones que comentas y las herramientas sobre las que hablas, personalmente no conocía de la existencia de herramientas con dichos fines. Aunque como bien comentas en alguna frase no es una muy buena forma de medir las cosas, la verdad es que pienso que estas herramientas pueden solo llegar a una mínima parte de veracidad en las cosas que miden. Me explico…

    No creo que medir el número de likes que se han hecho sobre una noticia o el número de +1 sea una medida ni mucho menos fiable, me parece muchísimo más interesante que tu enlace sea extendido y no haciendo un simple retweet sino comentando algo sobre ello, o también un comentario.

    Estas herramientas nunca van a poder analizar comentarios o leer la mente de las personas y averiguar porque hacemos un +1 un retweet o un like, muchas veces se hacen estas simples acciones por aumentar el número o por extender una noticia (que en este caso si tiene sentido). Yo puedo hacer un +1 o un like sin haberme leido las cosas etc… Bueno, y partiendo de la base de que no soy muy amigo de la estadística no creo que sea adecuado sacar conclusiones sobre el número de +1, likes, etc… Y no es que a mi se me ocurra algo mejor sino que me parece algo muy muy complicado de lograr, nunca se sabe lo que el lector tiene en mente al llevar a cabo este tipo de acciones.

    Respecto a lo del trabajo pienso que no esta demasiado bien digamos obligar entre comillas a las personas a que usen las redes sociales, hay personas a las que no les gustan (me incluyo) porque a parte de tener la parte positiva que comentas en este artículo también tienen su parte negativa (como te comentaba en el mail), que creo que también sería interesante analizar. Y algo muy importante, me parece mucho más valioso hablar cara a cara con una persona en una entrevista de trabajo, y no siendo agresivo intentando pillar sino mantener una conversación normal para conocer a esa persona que ver su perfil de Twitter, Facebook, google +, Linked in, etc… Y espero que esto las empresas nunca lo olviden, que aunque las redes sociales crezcan siempre está el cara a cara que parece que a veces preferimos dejar un tweet a llamar a esa persona o felicitar un cumpleaños con facebook, no se… creo que es interesante plantearse esto y estar atentos a no caer en las redes sociales profundamente y analizar a las personas con ellas y basar toda nuestra comunicación en ellas. Y digo esto porque creo que existe firmemente el riesgo sino se ha producido ya …

    Muy interesante artículo Juan Ignacio. Un saludo!

    • Hola Juan, feliz año y gracias por tu comentario!
      Tal como describes por un lado está la problemática de valorar entre sí interacciones entre redes o distintos tipos de interacción entre sí. Por otro lado, valorar la utilidad de la puntuación. Creo que este año vamos a ver avances en ambos sentidos, no se trata sólo de saber cuándo y cuánta interacción, algo que ya es más que posible hoy en día, sino los verdaderos fundamentos de las relaciones humanas.
      Respecto a la utilidad de social media y su relación con el trabajo creo que te falta dar ese paso que comentas. En un futuro no muy lejano, formarán parte de nuestra vida, no como las conocemos ahora sino más sociales todavía. Lo que lees o escribes y dónde lo haces, los likes, los comentarios, etc, van definiendo tu perfil en las redes sociales por lo que resultan de interés para marcas y anunciantes, tanto como consumidor como portavoz o target de sus productos.
      Como comentario personal creo que además fomentan la honestidad y el optimismo, eso no puede ser malo🙂

      • Juan dice:

        Eso es justo a lo que me refiero, que elaboran un perfil tuyo (verdadero o falso), hemos llegado a un punto en el que nuestra intimidad es relativa, y eso es lo que la gente muchas veces ignora, y se dan datos y se realizan acciones pensando que no pasa nada y nos equivocamos hacer like en un artículo sobre fotografía hará que posteriormente se te muestren páginas sobre fotografía, o ejemplos como este y cruzando muchos más datos. Aunque claro esta, no saben lo que tu no les des…

        Respecto a la honestidad y optimismo discrepo, muchas personas usan las redes sociales para esconderse detrás de la pantalla, se que yo ahora mientras escribo soy sincero al igual que tú, pero no implica que todo el mundo lo haga. Es más algunos se podría decir que están enfermos.

        Yo podría ahora sin problema alguno ponerme un perfil totalmente falso diseñado con el fin de llegar a las mujeres y seguro que muchas de ellas acaban viendo mi perfil y mostrando algo de interés, y esto es solo una pequeña parte, porque ya sabemos todos que después de eso vienen cosas peores como violaciones etc…

        Igual estoy solo mirando la parte negativa del asunto, pero esa parte existe (también la positiva que comentas), con esto lo único que quiero dejar claro y que podría ser otro tema de debate también es la responsabilidad con las que se usan estos medios y no solo responsabilidad a la hora de escribir y publicar sino la responsabilidad a la hora de valorar lo que lees, siempre hay que ser consciente de que la foto que estas viendo no ha de ser lo que se supone que es en realidad.

        Este punto de responsabilidad me lleva a hablar de lo que comentabas del trabajo, puede ser bueno por lo que comentas pero malo como ya se ha visto en ocasiones por ser un poco bobo y decir que tu jefe es…. en público en redes sociales y claro, como es de esperar eso se difunde y acabas en la calle.

        Se me ocurre una frase, “En internet se escribe con tinta, tinta inborrable, no con lápiz y goma”

        ¡Un saludo!

      • Creo que es más útil para las empresas acercar el talento que descalificar a sis trabajadores. La infografía del artículo http://mashable.com/2011/10/23/how-recruiters-use-social-networks-to-screen-candidates-infographic/ revela datos interesantes: rechazar a un posible empleado depende en mayor medida de sus acciones que de críticas a sus empleadores, y del mismo modo, las oportunidades por sus acciones y valía son mayores que por influencias externas.
        Respecto a tu frase “En internet se escribe con tinta, tinta inborrable, no con lápiz y goma”, es que es muy cierta, pero no en el lado negativo, también en el positivo. Lo malo al final se diluye con el tiempo, las buenas acciones suman a tu favor siempre.

  3. Juan dice:

    Bueno, viendo la infografía, que por cierto es muy interesante, gracias; diría que hemos quedado un poco en empate🙂 Y en cierto modo es cierto algo que quería decir yo, las acciones que hace alguien en su vida privada pueden afectar negativamente a su trabajo, y aunque poner fotos comprometedoras o indebidas no es algo correcto al fin y al cabo cada uno es libre de ponerlas (no digo que lo defienda ni mucho menos), y mientras tanto lo haga en su vida privada o en el trabajo no debería ser rechazado por eso. Aunque de alguna manera entiendo esa postura, si no das buena imagen pasa lo que pasa…

    Respecto a tu comentario sobre mi frase (que por cierto, creo que la novia del creador de facebook en la película de la red social dice algo parecido y con mucha razón, y es cierto lo que ya comenté, se usan muchas veces estos medios para esconderse detrás de la pantalla y decir lo que a uno le place sin medir el daño que puede hacer) diría que esa respuesta nos puede llevar a otro campo cercano al que comentaste en otro artículo. Es cierto que con el tiempo se olvidan las cosas pero no se borran, pero… ¿porque se olvidan?. Yo diría que porque a los medios ya no les resulta interesante, quedo pasado de moda. Un ejemplo, el terremoto de Japón y la central nuclear, una semana o dos hablando de ello y luego no se sabe nada, y seguro que la central seguía siendo igual de peligrosa ¿porque ya nadie decía nada sobre eso? Sencillamente porque los medios ya no lo consideraban llamativo o importante y se olvidan de ello. Pero en fin, como digo estamos derivando el debate hacia otros temas.

    ¡Un Saludo!

    • En realidad no hay empate, gano yo, porque gracias a ti, el discurso pasivo de esta entrada del blog se ha vuelto dinámico e interesante😉.

      Muchos de los problemas que se ven aumentados en las redes sociales se diluyen en el tiempo, porque sencillamente no eran tan graves. La viralidad de la red a veces momentáneamente da importancia a cosas que luego no dejan de ser anécdotas en la vida de una persona o una empresa. Saber dar la importancia a lo que verdaderamente la tiene y no hacer montañas de granos de arena forma parte de los profesionales de recruiting en social media, por lo que te decía que no es tan importante la descalificación como buscar y atraer el talento a las empresas en base a todo el potencial acumulado.

      • Juan dice:

        Y no solo aquí sino en la vida real. Saber dar la importancia adecuada a las cosas es una gran virtud que no mucho tienen y me incluyo entre los que no. No son pocas las veces que nos preocupamos o enfadamos por algo que al fin y al cabo no tiene demasiada importancia pero sin embargo nos centramos en eso en vez de otra serie de cosas realmente importantes.

        Se está animando esto y estamos tocando muchos palos, me gusta, o… like…

      • Las redes sociales te ayudan a tener una perspectiva más amplia por el conocimiento de la comunidad que participa en ellas y te sirve como brújula en esa búsqueda de valores o intereses.

  4. Juan dice:

    Por cierto, no te quito razón en nada y se que me acordaré de ti cuando este cambio en las redes se produzca y yo acabe cayendo en ellas que seguro que acabo cayendo como bien me comentas😉

    Saludos!

  5. Fernando Díaz dice:

    El grave problema que van a tener que enfrentar estas herramientas es el de la manipulación artificial de influencia (y de opinión), por parte principalmente de grandes empresas y grupos políticos.
    Por ejemplo, ya están llegando tarde periódicos, blogs o agregadores en este aspecto en sus secciones de comentarios, y ya es más que apreciable la degradación del valor añadido de dicha sección.
    Mi esperanza, de hecho, es que se acaben convierto colateralmente en una mejora en esta dirección.

    • Hola Fernando, interesante discusión sobre la validez de los comentarios… justo acababa de leer un artículo en techcrunch (http://techcrunch.com/2012/01/09/61-percent-disqus-comments-pseudonyms/) sobre los datos ofrecidos por Disqus (http://disqus.com/research/pseudonyms/). En él se aprecia que tanto los comentarios de personas reales (minoría del 4%), como los que lo hacen a través de un pseudónimo (61%) tienen un sentimiento positivo e incrementan la participación en el blog. Los anónimos en general aportan un sentimiento positivo moderado. La parte interesante es que en todos los casos el porcentaje de críticas negativas es similar. Según estos datos, el pseudónimo sería utilizado para reforzar el carácter/sentimiento del comentario, no tanto para no dejar evidencias del usuario.
      Me uno a la desafortunada degradación que se observa en muchos periódicos, pero no tanto en otros. Leer el Huffington Post y los comentarios sigue resultando refrescante y edificante.

  6. Pingback: Internet ha elegido a su siguiente víctima: la Educación (II) « Blog Every Week (#blogeveryweek)

  7. Pingback: Manipulación, engaño y destrucción de reputaciones | Ácido Sarcástico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: